La cocina de los frutos secos: un ‘chute’ rico y saludable

Píldoras de pura energía, chutes proteicos y saludables. Ésas son las credenciales actuales de los frutos secos. Pero antes que los personal trainer y los nutricionistas, romanos y árabes ya les dieron uso culinario. Según diferentes teorías sobre su origen, los primeros habrían implantado en la Península algunos platos con almendras y los segundos habrían importado un amplio recetario con estos alimentos cuya composición de agua es inferior al 50%. Y hasta en la Edad Media se cocinaban reconstituyentes gachas con cereales y frutos secos. El lado dulce A lo largo del tiempo, su uso en la repostería -atribuido a los árabes- ha dado mucho juego. La almendra, pelada y tostada, es eje de dulces navideños como el turrón (masa basada en una cocción de miel); el mazapán (una masa similar rellena los fardelejos riojanos) o el polvorón (pequeña torta de almendras molidas y manteca de cerdo, procedente de Estepa, Sevilla). De almendras pulverizadas mezcladas con huevo y azúcar es la tarta de Santiago (similar a la de Elche), pero también hay dulces vascos como la pantxineta (pastel de hojaldre relleno de crema pastelera y cubierto de almendras), o las tejas, pasta con la almendra entera bañada en yema de huevo. Sanos y también de alta cocina Los frutos secos están catalogados entre los alimentos más energéticos; son ricos en proteínas y grasas buenas, tienen propiedades antioxidantes y son portadores de unas cuantas vitaminas. A su favor, juega su disponibilidad durante todo el año (en primavera, es opción el fruto tierno). Como materia prima saludable, son buen ingrediente en ensaladas y boles de formatos como Honest Greens. Y es que hasta la alta cocina se ha rendido a su encanto....

Leer Mas

Los ‘influencers’ impostores: gorrones abonados al todo gratis

El currículum de Elle Darby tiene nueve palabras: 98.000 suscriptores en YouTube y 76.000 seguidores en Instagram. Con estas únicas credenciales, la joven, que se autodefine como influencer (prescriptora de opinión), escribió un correo electrónico al hotel de Dublín Charleville Lodge para pedir cinco noches gratis a cambio de mostrar el establecimiento en sus redes sociales. Otro supuesto influencer, sin nombre y con una carta de presentación que se reduce a tener “un perfil que recomienda restaurantes y los puntúa”, pidió comer gratis en Diverxo, un restaurante con tres estrellas Michelin, según acaba de hacer público su dueño, el chef Dabiz Muñoz. Tanto el dueño del Charleville Lodge como Muñoz se han negado a dar gratis sus servicios, con sendas respuestas publicadas en sus redes sociales que han copado titulares. Y probablemente ambos tomaron la decisión correcta: tanto Elle Darby como el influencer sin nombre que quería comer gratis en Diverxo son “fake influencers”, una especie de farsantes que poco ayudarán a promocionar un negocio en la medida en que su capacidad de influir en otros es reducida. “Con conocimientos básicos de marketing online se puede detectar que el perfil de Instagram de Elle Darby es como un ‘pollo hormonado’, lleno de seguidores inactivos y likes (me gusta) que probablemente sean comprados”, considera Rafaela Almeida, autora de Influencers: La nueva tendencia del marketing online (Editorial Base, 2017). Los casos de Elle Darby y del influencer sin nombre que quería recomendar Diverxo son un claro ejemplo de cómo los falsos instagramers o youtubers proliferan como “parásitos”. “El concepto de influencer está muy desvirtuado porque mucha gente se presenta como tal cuando realmente no lo es”, explica Almeida. La experta, CEO y fundadora de la agencia de marketing y comunicación BlaNZ, ofrece una pista clave para detectar a los farsantes. “El primer paso es preguntarnos, cuando investigamos a un influencer, qué pasaría si Instragram dejara de existir. ¿Seguirían siendo personas que tienen una importancia para su sector, seguirían siendo un referente?”, plantea Almeida. Disponer de muchos seguidores no es, en ningún caso, síntoma de poder de influencia en la opinión de los demás. “Se calcula que el 8% de las cuentas de Instagram son falsas”, estima Rafaela Almeida, algo que supone un grave problema para la plataforma, que trabaja para eliminar perfiles ficticios. Muestra de ello es que los supuestos influencers que basan su currículum en el número de seguidores “sufren tanto bruscas caídas, cuando Instagram elimina esos perfiles falsos, como fuertes crecimientos”, que obedecen a una “compra de seguidores”, explica Almeida. Sin embargo, un verdadero prescriptor tiene “una progresión constante de crecimiento” y ofrece “estadísticas, un currículum profesional con análisis de negocios similares y el retorno o impacto capaz de...

Leer Mas

Puesto en Cocina

Se precisa la incorporación inmediata de un/a cocinero/a con experiencia demostrable en cocina para el Restaurante El Barco en Santander, en la zona de Mataleñas. REQUISITOS – Experiencia – Disponibilidad para incorporación inmediata. – Hábil, rápido y organizado para gestionar el trabajo en servicios con muchos comensales. – Capacidad para trabajar en equipo. – Buena presencia. – Se valora el haber trabajado en puestos...

Leer Mas

Bienvenidos

Bienvenidos al Restaurante El Barco. Te invitamos a navegar con nosotros, en un `Barco´ que ha sido restaurado en el 2012. Disfruta de las cañas mejor tiradas, de las raciones de rabas más auténticas y de los platos más deliciosos y asequibles, en un entorno relajante y en la mejor...

Leer Mas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies