Diez trucos para reducir la sal, sin que la comida sepa a nada

Diez trucos para reducir la sal, sin que la comida sepa a nada

La sal y el gusto suelen ir siempre de la mano. Generalmente cuando una comida está sosa, enseguida se nos viene a la mente coger el salero y echar más sal. El inconveniente de esto, es que el abuso de sal conlleva una serie de perjuicios: problemas de hipertensión, riesgo de enfermedades del corazón o de accidentes cerebrales.

Es cierto que el sodio, en cierta medida, es necesario para nuestro organismo, el exceso del mismo no nos hace ningún bien. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha fijado como objetivo reducir el consumo diario de sodio (hasta 2 g/ día como máximo). Cualquier consumo superior a esta cantidad implicaría un problema para la salud. En España de media se llega a consumir el doble.

Aunque pensemos que el salero es el principal enemigo, no es el único, ya que el 75% de la sal que consumimos está en los alimentos preparados y procesados. Ya que desconocemos la cantidad de sal que utilizaron en su elaboración los fabricantes. Deberíamos evitar productos como: pizzas, croquetas, san jacobos, embutidos… 

Calcular la cantidad de sodio que consumimos es casi imposible. Pero hay maneras de controlarla, a continuación se establecen 10 consejos para reducir este consumo:

-Hazlo gradualmente: reducir paulatinamente la sal, con alternativas más saludables como: laurel, orégano , cebolla, ajo

-Fija unos límites: a veces consumimos productos hipersalados cuando solo necesitamos algo ligeramente salado, sustituirlo por alternativas más saludables como los cereales.

-Deja las salsas a un lado.

-La mostaza mejor que el ketchup: el ketchup, la salsa barbacoa, la salsa de soja y los aderezos para ensaladas están llenos de sodio. La mostaza, los aceites aromatizados y los zumos cítricos, en cambio, suelen ser opciones naturalmente más saludables.

Aprende a sustituir los encurtidos: los pepinos o pepinillos en salmuera de bote tienen un gran inconveniente: están llenos de sal.

-Pregunta a los restaurantes.

-Compra mantequilla sin sal.

-Conviértete en un lector de etiquetas.

-Prueba los frutos secos sin sal.

-Evita el pan envasado

Fuente: Marketing TCM

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies